Etiquetas

martes, 23 de diciembre de 2014

EL IDEAL


http://1.bp.blogspot.com/-mNVznTf2Qw0/UNGLeoYucnI/AAAAAAAACIc/HwH3lT18Vk4/s640/intereses+e+ideales+el+roto.jpg
El ideal no existe, es el sueño que se nos encalla en la cabeza y que guía nuestros pasos para acabar a veces zozobrando tras chocar contra él.

El ideal es, si acaso, un momento: una caricia, un orgasmo, el gesto de un niño, una mirada tierna, la sonrisa que te abraza de golpe y hace que te enredes en ella y, en adelante, hace que andes de cabeza en su busca.

El ideal es a lo sumo ese momento y los puntos suspensivos que genera y que son los instantes que te dan derecho al recuerdo. Ese que justifica una vida o que se convierte en la soga con la que tú mismo te ahorcas. 
 http://2.bp.blogspot.com/_Q_ZwVL-1BTQ/TEqUtoPvHCI/AAAAAAAABII/WJyHMduyl-8/s1600/El+roto.jpg

domingo, 21 de diciembre de 2014

PALABRAS


 http://cdn.freebievectors.com/illustrations/8/v/vitruvian-man-vector.-absolute-anatomy/preview.jpg
Te decía ayer que somos grandes y pequeños a la vez y que una cosa no debe hacer olvidar la otra. La vida es dura y son inevitables los momentos que nos hacen sentir pequeños, frágiles como una pequeña flor, temerosos de que se nos vayan arrancando los pétalos. No importa cuan grandes e importantes nos creamos o nos crean los demás, tendremos momentos así por mucho que intentemos ocultarlos. Pero nuestra debilidad no debe hacernos olvidar nuestra grandeza, lo grandes que somos y que podemos llegar a ser. Pero de la grandeza que hablo ahora, no lo olvides tampoco, es la que va acompañada de la pequeñez, la que se siente humilde por mucho que le alaben los otros, la que se sabe tenue y quebradiza a pesar de la fortaleza que muestre, la que conoce su talón de Aquiles y que por paradójico que parezca defiende la delicadeza y sutileza que conlleva todo eso y que comporta la sensibilidad ante los demás. Esa es la vida, la que te hace sentir héroe y maldito, en la que pareces caminar sobre el alambre siempre a punto de perder el equilibrio y caer en el abismo pero también la de los abrazos que te reconfortan y que te ayudan a asumir el riesgo que la vida supone en sí misma.

Dijo Pedro Salinas, “Que alegría vivir sintiéndose vivido”  y así es. Que alegría ese vivir en otra persona, algo que no podemos forzar, sólo si ha de venir vendrá mientras tanto nos toca andar el camino y dejar, que en el descanso, se siente a nuestro lado todo aquel que tenga algo que decir, que gocemos en compañía cuando nuestra mirada se pierde en el horizonte, que nos arremanguemos a jugar con los niños que salgan a nuestro paso y aminoremos la carga que el anciano lleva sobre sí, que sepamos reír con quien ríe y llorar con quien llora, que seamos capaces de levantar la mirada del que la arrastra y se arrastra con ella continuamente y abajar la de aquel que se pierde entre las nubes y, por lo tanto, ni encuentra ni es encontrado, que cuando sea necesario nos retiremos a la soledad y saber disfrutar de ella, de su silencio y sepamos escuchar allí lo que el ruido a menudo nos impide. Y en ese devenir alguien se unirá a ti y te vivirá y la vivirás, y se quedará contigo o se marchará para dejar su lugar a otra persona. Y en todos esos momentos a veces te  sentirás héroe y campeón y en otros pequeño y quebradizo, es entonces, cuando te sientas gigante cuando debes recordar lo minúsculo que eres y cuando te veas diminuto la grandeza que guardas en ti. 
http://akifrases.com/frases-imagenes/frase-la-politica-y-la-suerte-de-la-raza-humana-son-formadas-por-hombres-sin-ideas-y-sin-grandeza-albert-camus-105784.jpg